Arizona alberga siete bases militares y más de medio millón de arizonenses han servido en las fuerzas armadas. Es importante para Mark, como veterano de la Marina, que Estados Unidos brinde la atención y los beneficios que nuestros veteranos han ganado a través de su servicio al país.

La necesidad de mejorar es urgente. En Arizona, casi 900 veteranos duermen en la calle cada noche. Y más de 200 veteranos se suicidan cada año en Arizona, una de las cifras más altas del país. Esto sin mencionar la necesidad de mayor rendición de cuentas y la reducción de los extensos retrasos en el Departamento de Asuntos de los Veteranos (VA por sus siglas en inglés) en Phoenix y Tucson.

Desde el proyecto de ley conocido como “G.I. Bill” en inglés al Departamento de Asuntos de los Veteranos, Mark entiende que necesitamos servicios efectivos para nuestra población diversa de veteranos. Esto incluye a veteranos de edad avanzada y lesionados que necesitan pronta atención médica de calidad, y a veteranos jóvenes que necesitan servicios de salud mental o buscan incorporarse a la fuerza laboral haciendo uso de sus habilidades y destrezas militares.

Es necesario que haya mejor rendición de cuentas en el Departamento de Asuntos de los Veteranos: dedicado a enfocarse en cada veterano como individuo, y no solo en el papeleo. Todos los veteranos han asumido riesgos y han hecho sacrificios para servir a nuestro país. Mark no descansará hasta que nuestros veteranos tengan acceso a los beneficios que se merecen.

Próximo asunto

Economía y empleos

PARA ARIZONA Y EL PAÍS

La misión es lo primero.