Mark es producto de la educación pública, desde la escuela primaria hasta la Academia de la Marina Mercante de los Estados Unidos. Y como ingeniero y astronauta, Mark sabe que cada objetivo que tenemos, sea arreglar nuestro sistema de salud, proteger nuestro planeta y crecer nuestra economía para todos, comienza con una excelente educación para cada estadounidense.

Lo podemos lograr al expandir el acceso a educación temprana de calidad a todos. Y también, al tener un sistema de K-12 que valore a los maestros, pagándoles un salario decente y proporcionándoles las herramientas que necesitan, como materiales, recursos y oportunidades de desarrollo profesional, para tener éxito.

En Arizona, hemos visto a maestros en todo el estado alzar su voz para exigir cambios. Mark se enorgullece de apoyar a los maestros mientras luchan por mejores salarios y más recursos. También apoya garantizar que todos los estudiantes tengan acceso a clases de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM, por sus siglas en inglés) y a clases avanzadas conocidas como Advanced Placement (AP) en inglés.

Porque sin importar si vas a la universidad en busca de una licenciatura, o a un colegio a obtener un certificado técnico, o directamente a un trabajo que te paga un salario digno, tu educación debe prepararte para prosperar en una economía que cambia rápidamente. Todos nuestros jóvenes, independientemente del camino que tomen, necesitan algún tipo de entrenamiento después de la secundaria para ser exitosos en una economía moderna. En este momento, hay 5.9 millones de empleos disponibles en el país pero muchos permanecen vacíos por falta de trabajadores capacitados. Necesitamos invertir más en capacitación profesional, programas de aprendizaje y optimizar la certificación profesional.

Arizona tiene tres universidades de primera clase y un buen sistema de colegios comunitarios. Como orgulloso padre de una estudiante de Arizona State University, Mark conoce lo valiosa que es la educación pública para sus estudiantes y nuestra economía. Él se compromete a garantizar que más estudiantes obtengan esa experiencia sin tener que cargar con una deuda estudiantil abrumadora.

Podemos comenzar al financiar por completo las becas Pell y otras formas de ayuda financiera, y reducir las tasas de interés de los préstamos estudiantiles federales. El gobierno federal no debería usar a nuestros estudiantes y a sus familias para ganar dinero. El objetivo es asegurar de que cada estadounidense pueda construir una vida cómoda y pueda contribuir a un país que es líder en el mundo en la innovación y estabilidad.

Arizona tiene tres universidades de primera clase y un sistema fuerte de colegios comunitarios. Como orgulloso padre de un estudiante de Arizona State University, Mark sabe lo que puede hacer una gran institución pública de educación superior por sus estudiantes y nuestra economía. El se compromete a garantizar que más estudiantes obtengan esa experiencia sin la carga de una deuda insoportable. Esto puede comenzar con la financiación total de las becas Pell y otras ayudas financieras, y con la reducción de las tasas de interés de los préstamos estudiantiles federales. El gobierno federal jamás debe de usar a nuestros estudiantes y sus familias para ganar dinero. El objetivo no es obtener un pedazo de papel y una gran factura al final de su educación, es asegurarse de que cada Estadounidense pueda construir una vida cómoda y pueda contribuir a un país que es líder en el mundo en la innovación y estabilidad.

Próximo asunto

Seguridad nacional

PARA ARIZONA Y EL PAÍS

La misión es lo primero.