Si no lo controlamos, el cambio climático representará una amenaza para la economía de Arizona y nuestro estilo de vida.  En 2018, Phoenix registró 128 días con más de 100 °F, lo cual equivale a más de 37 °C. Un clima más cálido significa el doble de días con más de 100 °F, lo cual representa un peligro para la economía de Arizona. Las sequías más prolongadas y severas también restringirán el acceso de Arizona al agua potable y representarán mayores riesgos para la salud de todos nosotros.

Como uno de los principales productores de energía renovable del país, el cambio climático puede ser una oportunidad para Arizona.  El sector de energía renovable ya emplea a 10,500 personas en nuestro estado. Podemos triplicar este número mediante inversiones masivas en investigación y desarrollo que hagan que la energía renovable sea más competitiva y aceleren la transición a una economía sustentable.  Lo único que nos detiene es la falta de liderazgo de Washington.

Desde el espacio exterior, Mark ha visto los efectos negativos del cambio climático. Por eso Mark se postuló como candidato al Senado de los Estados Unidos, para proteger a nuestro planeta y nuestro estado.  Mark cree que si aprovechamos la creatividad y la determinación Estadounidenses, podemos mitigar los efectos del cambio climático, crear miles de empleos bien remunerados en Arizona y continuar a la cabeza del mundo entero en materia de tecnología, manufactura y ciencia.

Next Issue

Sistema de Atención Médica

PARA ARIZONA Y EL PAÍS

La misión es lo primero.